El 29 y 30 de marzo se celebró en la Universidad de Salamanca la fase final de la XIV Olimpiada Filosófica de Castilla y León. A este evento acudieron más de 400 estudiantes y profesores que, en el acto de inauguración, la magnífica conferencia inaugural de Daniel Rosende y la desconferencia del viernes 29, abarrotaron por completo el Auditorio Adolfo Suárez del FES, en el Campus Miguel de Unamuno.

En esa misma jornada, los 20 finalistas de ensayo y los 10 de dilema moral realizaron sus trabajos, cada uno de los cuales fue evaluado por un jurado compuesto por docentes y estudiantes. Ya por la tarde, celebramos un breakout (escape room urbano), que congregó a más de 200 estudiantes y profesores, divididos en ocho equipos, cuya finalidad fue conocer lugares emblemáticos de la ciudad que, de una manera u otra, tenían relación con diferentes personajes de la Escuela de Salamanca, tema al que se dedicaba la actividad. En este paseo filosófico, los equipos tenían que localizar pistas para poder avanzar hacia el siguiente punto de encuentro, hasta concluir en el mismo lugar de donde habíamos partido, la Facultad de Traducción y Documentación, en la Plaza de Anaya. Allí, una vez finalizada la actividad, tuvo lugar la proyección de un capítulo de Black Mirror, “The Waldo moment”, tras el cual se desarrolló un interesante coloquio con el que dimos por concluida la primera jornada.

El sábado 30, a las 9, se dio a conocer el listado de finalistas de ensayo y dilema moral que, junto con los finalistas de fotografía y vídeo, defenderían sus trabajos ante un tribunal compuesto por profesores, alumnos y familias. Se dividió a los asistentes en dos aulas, una para la defensa de ensayos y dilema moral y otra para fotografía y vídeo, superándose todas las expectativas de asistencia, pues ambas aulas estaban absolutamente llenas. Concluida la defensa de los trabajos, todos los finalistas y suplentes asistieron a un taller de creación de guion para contenidos de YouTube, a cargo de Daniel Rosende, mientras el resto de familias, profesores y asistentes fueron invitados a un café filosófico. Finalmente, nos dirigimos de nuevo al Salón de actos de la Facultad de Traducción y Documentación, donde se pronunció una excelente conferencia de clausura, a cargo de Marc Amorós, y acto seguido se procedió a la proclamación de ganadores y entrega de premios.

En nombre del comité organizador de la XIV Olimpiada Filosófica de Castilla y León, gracias a todos los asistentes y participantes, profesores, familias y, sobre todo, estudiantes, que han hecho que la Olimpiada lograra un enorme éxito de participación, pero también de calidad en los trabajos presentados. Sin embargo, y por encima de todo, ha sido una fiesta de la Filosofía y una ocasión para compartir, en un ambiente festivo, experiencias, inquietudes y reflexiones de gran valor.

A todos los que participaron de alguna forma u otra, nuestro más sentido agradecimiento.