Finalistas de la IX Olimpiada filosófica de Castilla y León

 

La final de la IX Olimpiada Filosófica de Castilla y León volvió a ser, un año más, la mayor reunión anual de estudiantes y profesores de filosofía de nuestra comunidad, en una actividad que ya se ha convertido, afortunadamente, en punto de referencia de muchos centros. Este año con dos novedades: la incorporación de la videoconferencia con la Olimpiada Argentina de Filosofía y las nuevas modalidades de participación, dilemas morales y fotografía filosófica. Orientadas ambas, a que nuestros alumnos puedan participar también en todas las modalidades de la Olimpiada Filosófica de España, que pronto celebrará su primera fase final en la Universidad de Salamanca. Centrémonos por el momento en el resumen de esta novena final.

Jueves 3 de abril: Videoconferencia con Argentina

La segunda videoconferencia del curso con la Olimpiada Argentina de Filosofía, organizada por la Universidad de Buenos Aires, fue en esta edición el preludio de la novena edición de la Olimpiada. Contó además, tratando de dar continuidad a toda la final, con el profesor que al día siguiente sería el encargado de impartir la conferencia inaugural: D. Alfredo Marcos (Universidad de Valladolid) que, al hilo del tema de la razón y las pasiones, puso sobre la mesa diversas cuestiones sobre hasta qué punto es lícito intervenir tecnológicamente en el ser humano. Estas cuestiones fueron complementadas con la intervención desde Buenos Aires de D. Miguel Santagada, y ambos dieron paso a un rico diálogo entre estudiantes argentinos y españoles, en el que se discutió fundamentalmente sobre la dimensión moral de la tecnología y sus consecuencias sobre el ser humano y la sociedad. Incluimos a continuación las presentaciones utilizadas por D. Alfredo Marcos y por D. Miguel Santagada:

Viernes 4 de abril: Inauguración, conferencia y final de dilemas

A las 11:00 arrancó la final de la olimpiada con un Salón Lope de Rueda repleto de alumnos, que fueron bien recibidos en la inauguración de la final, en la que tomaron la palabra D. Pedro González-Arroyo España (Universidad de Valladolid), D. Leandro González Martín (Dirección General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado), D. Miguel Santa Olalla Tovar (Presidente de la Asociación Olimpiada Filosófica). Todos ellos dieron la bienvenida a los alumnos y sus profesores, destacando especialmente el crecimiento que, gracias a estudiantes y profesores, ha experimentado la olimpiada filosófica en estos nueve años.

Tomó entonces la palabra, D. Alfredo Marcos Martínez (Universidad de Valladolid) que asumió la tarea de impartir la conferencia inaugural. El título: Autonomía y dependencia. Hacia una antropología postmoderna. Con un lenguaje sencillo y bien trabado, presentó la autonomía como uno de los logros de la modernidad, pero advirtió también de sus excesos, que han llevado a dejar de lado nuestra dimensión social, animal, vulnerable y dependiente. Con referencias a A. MacIntyre reivindicó que lo propio de nuestro tiempo no es ni una negación de la modernidad ni una vuelta a la misma, sino la integración de la autonomía y la dependencia, tomando conciencia de la gran cantidad de vínculos que sostienen al individuo actual, por muy independiente que éste se considere. Su presentación de diapositivas aparece a continuación:

Tras una pausa en la que todos los presentes pudieron visitar la exposición fotográfica en torno a la libertad de expresión, se celebró la final de dilemas. Se trató en esta ocasión de una pequeña competición entre grupos formados al azar entre los finalistas, que tenían que discutir diferentes dilemas morales (ver ejercicios en formato pdf), relacionados todos ellos con la libertad de expesión. Las diapositivas de los dilemas aparecen en la siguiente presentación:

Tras los enfrentamientos eliminatorios se clasificó para la última ronda un grupo de cuatro alumnos, integrado por D. Pablo Hernández García (I.E.S. Germán Sánchez Ruipérez, de Peñaranda de Bracamonte), D. Álvaro Iglesias Pordomingo (Colegio Jesús y María de Valladolid), Dña. Miriam Salcedo Díez (I.E.S. Río Duero, de Tudela de Duero) y D. Álvaro Villayandre Duport (Colegio Nuestra Señora del Carmen de León). El dilema final giraba en torno a Wikileaks, y cada uno de ellos expresó su posición personal al respecto. Tras la deliberación del jurado y los votos de sus compañeros, el resultado quedó así: primer premio para D. Álvaro Villayandre, segundo para D. Álvaro Iglesias y tercer premio para Dña. Miriam Salcedo. La entrega de diplomas y premios se realizó en la misma mañana, facilitando así el regreso de los finalistas a sus casas en el día.

Como en otras ocasiones, los centros que lo habían solicitado pudieron disfrutar por la tarde de una visita turística a la ciudad de Valladolid, ofrecida por la Concejalía de Cultura, Comercia y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid.  Todas estas actividades se volcaron también a través del canal de Twitter de la Olimpiada y ya en discusión abierta, que se puede realizar en la búsqueda del hashtag #ofcyl.

Sábado 5: Final de la Olimpiada filosófica

A las 9:45 se recibía a los finalistas en el salón Lope de Rueda de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. Tras unas breves palabras de bienvenida, los alumnos comenzaron a escribir sus ensayos sobre el siguiente tema planteado para la final:

Mientras los alumnos escribían sus ensayos, los profesores valoraban la olimpiada en curso en la asamblea ordinaria de la Asociación Olimpiada Filosófica. Terminados los noventa minutos estipulados, finalistas, familiares y profesores participaron en un debate abierto moderado por D. Pablo López López (I.E.S. Campos y Torozos de Medina de Rioseco). Tras una introducción del tema, apuntando algunas ideas esenciales y planteando algunas preguntas para motivar el debate, se sucedieron las intervenciones de profesores y alumnos, planteando sus propios puntos de vista, críticas y objeciones, volviendo a señalar algunas de las cuestiones más importantes de la antropología filosófica y la vida en sociedad, como las diferencias entre hombres y mujeres en lo tocante a la relación entre razón y pasiones.

Tras el debate, llegó el momento de la lectura y defensa pública de los ensayos seleccionados. Sus autoras tuvieron que defender sus ideas ante un tribunal integrado por D. Pedro González-Arroyo España (Universidad de Valladolid), D. José Luis Fuertes Herreros (Universidad de Salamanca),  y Dña. Sagrario Rollán Rollán (I.E.S. Mateo Hernández de Salamanca). El diálogo entre el tribunal y los 3 ganadores fue estimulante, plateándose algunas cuestiones de actualidad relacionadas con las que se habían venido debatiendo en la olimpiada. En el debate modernidad-postmodernidad, la primera finalista en leer su ensayo, Dña. Sandra Ladrón Andrade, adoptó una postura un tanto pesimista y escéptica, pues en su opinión ni la una ni la otra han logrado realizar sociedades auténticamente humanas. Por su parte, Dña. Ángela Martínez Santa Cruz, optó por una combinación de pathos y lógos, de Apolo y Dioniso. Esta postura sintética fue también la abanderada por Dña. Belén Miguel Ibáñez, con referencias a la posibilidad de sintetizar modernidad y postmodernidad.

Tras la deliberación del tribunal se procedió a la clausura y entrega de diplomas para todos los alumnos, profesores y centros que han participado en esta olimpiada.En primer lugar, un reconocimiento público para los dos alumnos clasificados para representar a España en la próxima Olimpiada Filosófica Interncional:

  • D. Francisco Ríos Viñuela, alumno de D. Celso Redero San Román en el Colegio Antonio Machado de Salamanca.
  • D. Daniel Bonete Wiese, alumno de D. Jesús Jiménez Martín en el I.E.S. Vaguada de la Palma de Salamanca.

A los dos alumnos y sus profesores la felicitación sincera de la Asociación, y el deseo de que tengan toda la suerte del mundo en la próxima olimpiada, y sobre todo que disfruten de la experiencia. A continuación, hubo también un reconocimiento especial para los tres ganadores de la modalidad de fotografía, que recogieron su premio correspondiente y presentaron su trabajo ante todos los asistentes:

  1. D. Óscar Martín Mesonero, del I.E.S. Germán Sánchez Ruipérez (Peñaranda de Bracamonte, Salamanca), primer premio en fotografía filosófica.
  2. Dña. Irene Gallego García, del I.E.S. Martínez Uribarri (Salamanca), segundo premio en fotografía filosófica.
  3. D. Rubén Ruiz Hernández, del I.E.S. Claudio Moyano (Zamora), tercer premio en fotografía filosófica.

Seguidamente se entragaron los diplomas a todos los finalistas de ensayo y a sus profesores y centros de procedencia. Como colofón a la mañana, se proclamó el nombre de las tres vencedoras:

  • Ganadora de la IX Olimpiada filosófica: Dña. Belén Miguel Ibáñez, del I.E.S. Venancio Blanco de Salamanca.
  • Segundo puesto: Dña. Ángela Martínez Santa Cruz, del I.E.S. Fray Pedro de Urbina de Miranda de Ebro, Burgos.
  • Tercer puesto: Dña. Sandra Ladrón Andrade, del I.E.S. Comuneros de Castilla de Burgos.

Los presentes en la mesa ofrecieron unas palabras de despedida, reconociendo el enorme mérito de los alumnos y sus familias, y animando a que tanto alumnos como profesores y familias sigan mostrando su apoyo a una tarea tan necesaria como amenzda en estos tiempos como la propia filosofía.

Como colofón a este resumen, queremos dar las gracias a todos los que han hecho posible la Olimpiada. Empezando por la base: el gran talento de los alumnos que están siempre dispuestos a participar en las propuestas que se les ofrecen. Desde los ensayos hasta los dilemas morales, pasando por la fotografía filosófica, el reto de escribir un ensayo en fracnés o en inglés o las ganas de compartir un tiempo de debate con los alumnos de la Olimpiada Argentina de Filosofía. Todas las actividades programadas en esta novena olimpiada han tenido una excelente respuesta, impensable sin el entusiasmo de alumnos y profesores. El trabajo y la dedicación que hay en la base encuentra además una respuesta adecuada en grandes instituciones como la Universidad de Valladolid y el Departamento de Filosofía especialmente, así como la Dirección General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado, el Ayuntamiento de Valladolid, el C.I.T.A y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Y tratándose de una actividad eminentemente educativa y cultural, quedaría muy pobre si no contara también con editoriales como Everest, y Herder, que en esta novena edición ha cedido a los ganadores dos ejemplares de su colección de mangas filosóficos. En la misma línea, son ya varias las ediciones en las que está presente la revista Filosofía Hoy, quizás la iniciativa filosófica más fresca, innovadora y cercana a los adolescentes y jóvenes de todo el panorama de los medios de comunicación. A todos ellos el agradecimiento de la Asociación Olimpiada Filosófica de Castilla y León, y la confianza en que su ayuda se prolongue también en las próximas ediciones.