Hoy jueves, 26 de septiembre. se ha dado un pequeño paso en la apertura de la Olimpiada Filosófica de Castilla y León hacia otras olimpiadas, gracias a la celebración del I Encuentro Filosófico con la Olimpiada Argentina de Filosofía. Unos veinte alumnos del I.E.S. Río Duero de Tudela de Duero junto a algún estudiante de la licenciatura se encontraron en la sala de juntas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid, para charlar amistosa y filosóficamente con un muy nutrido grupo de estudiantes y profesores argentinos. El tema no podía resultar más atractivo: la experiencia filosófica.

Abría la conferencia el profesor Marcelo Lobosco, que tras las presentaciones iniciales cedió la palabra al Dr. Enrique Hernández que de una forma muy sintética y amena fue capaz de apuntar algunas de las características esenciales de la experiencia filosófica: peligro, puerta, camino… invitando en todo momento a los alumnos presentes a superar esquemas academicistas y abandonar la pretendida imposición del razonamiento, haciéndose por tanto dueños de un pensamiento fluido, reflexivo y en diálogo. A continuación el profesor Lobosco apuntilló algunos temas, aludiendo a la pluralidad de significados del lenguaje y a la necesidad de pensar desde el encuentro y la apertura. Por su parte, en representación de la Universidad de Valladolid, el Dr. Pedro González-Arroyo España, hizo alusión a que la filosofía consiste en ser un “profanador profano”, sacando del templo los mitos y cuestionándolos frente al fanático, pero a su vez admitiendo siempre cierto grado de ignorancia. Tras esta exposición de ideas, tomaron la palabra varios alumnos, tanto argentinos como españoles, para ofrecer sus impresiones alrededor de la filosofía. Se abordaron temas importantes como el declive de la filosofía en el sistema educativo, amenaza común a la ciudad de Buenos Aires y a la nueva ley educativa que se pretende aprobar en España, y la necesidad de la misma, en lo que una estudiante argentina calificó de “derecho a la experiencia filosófica”.

Apretados por el tiempo, se cerró la actividad tras una hora de encuentro, diálogo y toma de contacto. Una primera experiencia que, sin duda, fue filosófica para todos los asistentes, y que ojalá sirva de punto de arranque para el hermanamiento de ambas olimpiadas y los lazos de amistad y cooperación entre las universidades implicadas en las mismas: La Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Valladolid y la Universidad de Salamanca. Quedaron pues emplazados, tanto estudiantes como profesores, al próximo encuentro filosófico, que tendrá lugar en el mes de septiembre.