Participantes en la final de la I Olimpiada filosófica de Castilla y LeónPor fin llegó el gran día de la final. Ayer sábado, a las diez de la mañana, 16 de los 18 finalistas (pinchad en la imagen para agrandar la foto) comenzaban a escribir el ensayo con el que optarían a ocupar un puesto entre los 3 ganadores. En realidad, los 16 eran ya ganadores, pues contaban con el reconocimiento de sus profesores y también con el del comité que se encargó de seleccionar sus trabajos allá por enero. Como es normal, había algo de nervios, pero intentamos en todo momento que los alumnos no vieran aquello como un examen, sino más bien como un encuentro en el que conocer otras ideas, otros puntos de vista, otras personas. Lo importante era la experiencia de contactar con la filosofía de una forma distinta: abierta, dialogada y participativa. El premio era ya estar allí.

Desarrollo de la final
El ejercicio planteado (en pdf) por los profesores de la Universidad de Valladolid dejaba a los alumnos una completa libertad: ¿Crees que el progreso científico y tecnológico de nuestros días favorece o dificulta el progreso ético, estético y social? Mientras los alumnos escribían sus ensayos, los profesores nos reunimos para debatir sobre la posibilidad de constituirnos como asociación. Al final decidimos dar el paso, y en próximas fechas informaremos aquí de todo el progreso de los trámites y requisitos necesarios. Pero volvamos a lo más importante del sábado: Terminado el tiempo, los ensayos fueron corregidos por 3 profesores del comité organizador, cada uno de los cuales seleccionó a uno de los 3 ganadores.

Defensa de los 3 ensayos ganadores
Estos 3 mejores ensayos fueron leídos públicamente por sus autores, que contestaron las preguntas que planteaban los miembros del tribunal (un profesor de secundaria, otro de la Universidad de Valladolid, y otro de la Universidad de Salamanca). Aquí va un pequeño resumen de los ensayos:

  1. En primer lugar, Silvia Caballero Mancebo del IES Jorge Manrique de Palencia, trató de presentar tanto las ventajas como los inconvenientes del progreso tecnológico. Por un lado, la tecnología termina creando necesidades, nos decía, como la de utilizar teléfonos móviles. Desarrollo tecnológico que se puede terminar volviendo en nuestra contra: baste pensar en la moda de utilizar móviles para grabar y compartir vídeos violentos. Pero por otro lado, argumentaba Silvia, la ciencia y la tecnología nos abren enormes posibilidades que no podemos desaprovechar. Realizó referencias a cuestiones de bioética, citando incluso la nueva ley de reproducción asistida. El miedo a jugar a ser dioses, nos dijo, debe compensarse con los enormes beneficios que las investigaciones con células madres pueden traernos.
  2. Después, Manuel de la Torre García del IES Campos Torozos, comenzó destacando las desigualdades sociales y económicas que derivan del progreso tecnológico. Su ensayo destacaba que el progreso científico y médico es sólo progreso para algunos, por lo cual debe ser sometido a crítica. En el desarrollo de esta tarea crítica, la filosofía debía ocupar, en su opinión, un lugar predominante. Desde este punto de vista crítico, abordó el problema de la investigación con células madre, estableciendo distinciones: mientras que la clonación le parecía inmoral, sí que defendía la investigación destinada a curar enfermedades o incluso la posibilidad de que los padres de un niño enfermo puedan decidir tener un segundo hijo para curar el primero. Para terminar su ensayo, se refirió también al papel que puede jugar el arte en todo el proceso reflexivo y crítico respecto al lugar de la ciencia y la tecnología en nuestras sociedades: el arte contemporáneo, defendió, utiliza su enorme expresividad y libertad creativa para obligarnos a enfrentarnos a estos problemas.
  3. Finalmente, Eliana Díez Campos del IES Padre Isla de León, comenzó cuestionando la idea de progreso. Según ella, en esta idea influye de un modo determinante la cultura a través de la formación y la educación. Avisó del peligro de que la ciencia y la tecnología crezcan a un ritmo superior que nuestra capacidad ee integrarlas en la sociedad de un modo ético. Destacó también el papel del arte y su relación con la técnica, tratando de evitar las posturas extremistas: junto a grandes maravillas de la historia del arte, la técnica ha posibilitado también las mayores torturas y ha desarrollado formas cada vez más refinadas de matar.

Entrega de premios y agradecimientos
Para terminar con la final, se pasó a la entrega de premios: todos los participantes recibieron un diploma de participación que les acredita como finalistas de la I edición de la Olimpiada filosófica, así como algunos obsequios de nuestros patrocinadores (entre ellos se contaban dos libros de literatura juvenil para cada participante donados por Everest) y de las universidades de Valladolid y Salamanca. Y también recibieron su premio los 3 ganadores, que fueron los siguientes:

  1. En primer lugar Silvia Caballero Mancebo, que recibió como premio una PDA y un libro obsequio de la librería Márgen.
  2. En segundo lugar, Eliana Díez Campos que recibió como premio un reproductor de mp3 y otro libro de la librería Márgen.
  3. En tercer lugar, Manuel de la Torre García que recibió también un reproductor de mp3 y un libro de la librería Márgen.

Además, tal y como anunciábamos aquí hace unas semanas, los tres ensayos finalistas serán publicados por la revista Duererías y la ganadora podrá defender su ensayo en el próximo Congreso sobre la enseñanza de la filosofía, que se celebrará los días 5 y 6 de mayo en la Universidad de Valladolid. Tras la entrega de premios, se pronunciaron unas palabras de agradecimiento a alumnos, profesores y a todas las entidades colaboradoras. La experiencia no ha podido ser más positiva: dio la sensación de que a más de uno de los presentes les supo a poco, y nos quedamos con las ganas de seguir hablando con los alumnos de un tema tan complejo como actual. Leer sus ensayos, que serán publicados en esta página cuando los tengamos digitalizados (en próximos días os diremos también dónde podeis acceder a más fotos de la Olimpiada), y escucharlos defender sus ideas es todo un ejercicio filosófico al que merece la pena dedicar atención y tiempo. Los alumnos han demostrado que tienen nivel más que suficiente para estar a la altura de este tipo de iniciativas, y por ello es de esperar que todos nos sigamos esforzando para mantenerla. Gracias a todos y… nos vemos en Salamanca 2007.

Actualización (03-04-2006)
: el diario Tribuna de Salamanca, recogía ayer la celebración de la final de la Olimpiada 2007 en la Universidad de Salamanca (ver noticia).

Los comentarios están cerrados.